PFM es el acrónimo de Personal Finance Manager. Como su propio nombre indica, un gestor de finanzas personales.

El germen del PFM proviene del mundo del software contable. Las herramientas que posteriormente en los años 90 dieron origen a los PFM son aplicaciones locales que gestionan la contabilidad de hogares y pequeñas empresas. Pero este tipo de software no integraba las cuentas bancarias de forma automática y los datos tenían que ser introducidos por los usuarios manualmente.

El primer software para la contabilidad doméstica data de 1983, cuando la empresa americana Intuit lanza Quicken, un software que permite gestionar las finanzas de los hogares. Posteriormente la misma empresa crea la versión para empresas, denominada Quickbooks. A esta empresa le sigue Microsoft, que en 1990 lanza Microsoft Money para competir con Quicken.

En España el software de contabilidad que triunfa es ContaPlus, que nace en 1985 con el fin de dotar a los autónomos y pequeños empresarios de un software de contabilidad profesional totalmente adaptado al Plan General de Contabilidad de 1985.

Pero es en 1999 cuando Yodlee lanza un portal PFM incluyendo la pieza fundamental en este tipo de plataformas: el agregador automático de cuentas bancarias. De esta manera los usuarios disponían de una plataforma online para ver todas sus cuentas bancarias de distintos bancos en un único lugar.

La pieza fundamental que permite este salto es el agregador de posiciones financieras, que por medio de unos “robots”, o programas de software descarga los contenidos de cuentas corrientes y tarjetas bancarias de todos los bancos hacia la aplicación web.

También se han descubierto aplicaciones para el agregador de contenidos para posiciones no financieras, tales como agregar facturas, puntos de programas de fidelización u otro tipo de información comercial en un Sistema o aplicación web.

El precursor en España de este tipo de programas es Efectivo 98. Se trata de un programa desarrollado por un conjunto de entidades financieras con el fin de presentar una alternativa a Microsoft Money en España. Este programa se basa en la importación automática de cuadernos Norma 43 de las entidades financieras adheridas al proyecto.

En paralelo, las mayores entidades financieras del país en aquel momento, crean la empresa Iberion. Una de las iniciativas que se proponen y analizan en Iberion es la posibilidad de crear un estándar de agregación, pero este proyecto no llega a ver la luz.

Posteriormente, sobre el año 2001 surgen los primeros proyectos de agregación financiera operativos en España, de la mano primero de Bankinter e inmediatamente después Patagon. Posteriormente BSabadell, la CECA con un grupo de Cajas de Ahorro y la Caixa con un proyecto de agregación de bancos del propio grupo lanzan sus proyectos de agregación. Todos estos proyectos son muy embrionarios, sin funcionalidades de gestión o muy limitadas y comercializados muy tímidamente.

En 2003 Bankinter y Caja Madrid crean Eurobits Technologies con el fin de lanzar una plataforma compartida de agregación financiera. Caja Madrid lanza su propio proyecto y ofrece a través de su banca electrónica un servicio de agregación financiera para particulares y empresas que permite incorporar las cuentas que los clientes de Caja Madrid tienen en otras entidades financieras.

Pero realmente lo que revoluciona el mundo de los PFM es la aparición de empresas como Wesabe y Mint en los años 2005 y 2006 respectivamente. Se presentan como verdaderas herramientas online fáciles de usar y que permiten gestionar las finanzas personales de una manera sencilla y efectiva. Pero Mint cuenta con una potente ventaja sobre Wesabe: permite la agregación automática de cuentas. El resultado es que Mint alcanza varios millones de usuarios antes de ser adquirida por Intuit y Wesabe se ve forzada a cerrar en 2010.

En 2008 se produce un hito importante; BBVA lanza el servicio Tu Cuentas, que supone el lanzamiento del primer verdadero PFM en Europa y la primera gran apuesta de una entidad financiera por este tipo de servicios.

Probablemente para que los PFM tuvieran éxito, además de la tecnología era necesario que los usuarios estuvieran más familiarizados con la utilización de Internet de manera habitual. Las redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedin han dado a los usuarios la confianza que les faltaba para dar el salto y empezar a gestionar sus finanzas personales de manera eficiente con este tipo de herramientas.

Por ello, no es hasta el lanzamiento de empresas independientes que los PFM no acaban de despegar en Europa. Iniciativas como la de Bankin’ en Francia o Fintonic y Mooverang en España ponen la gestión de finanzas personales al alcance de cualquiera, ya sea a través de la Web, su móvil o su tableta. Este tipo de servicios permite a los usuarios gestionar de manera sencilla y eficiente sus finanzas. En primer lugar, permitiendo la importación automática de movimientos a través de un servicio de agregación. A partir de ahí, estas herramientas ayudan al usuario a la categorización de movimientos, permiten crear presupuestos y objetivos de ahorro, avisan cuando se produce algún evento relevante, etc.

Gracias a este tipo de servicios, las empresas que lo ofrecen pueden aprovechar toda la información acumulada, el famoso Big Data del mundo de las finanzas, en beneficio del usuario para ofrecerle servicios de valor añadido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies